Espiritismo x Espiritualidad: Principales diferencias en la visión de Kardec

Espiritismo x Espiritualidad: ¿usted sabe la diferencia?

Esa duda se extiende a muchas personas, inclusive, a aquellas que todavía están gateando en las enseñanzas de la Doctrina Espírita.

Si usted cree que espiritualidad y Espiritismo son conceptos iguales, es importante acompañar este artículo.

En las próximas líneas, usted va a entender la diferencia entre los dos, y va a conocer los principios básicos del Espiritismo.

¡Buena lectura!

Espiritismo x Espiritualidad: la visión de Allan Kardec

En el inicio de El Libro de los Espíritus, Allan Kardec hace hincapié en dilucidar la diferencia entre vocablos muy similares que pueden causar confusión con el concepto de Espiritismo.

Son las palabras espiritual, espiritualista y espiritualismo, que representan la creencia en alma, Dios y fuerzas universales.

O sea, la espiritualidad se opone a la idea de la existencia única del materialismo.

Espiritismo, a su vez, es el nombre de la doctrina codificada por Kardec, que también puede ser llamada como Doctrina Espírita, y se refiere a los principios de las relaciones entre el mundo material y espiritual.

Los adeptos del Espiritismo son llamados como espíritas o espiritistas.

Allan Kardec afirma :

“ESPIRITUALISMO – creencia en la existencia de un alma espiritual, inmaterial, que conserva su individualidad después de la muerte, abstracción hecha de la creencia en los Espíritus. Es lo opuesto al Materialismo. Cualquiera que crea que no todo en nosotros es materia es espiritualista; pero eso no quiere decir que admita la doctrina de los Espíritus. Todo espiritista es necesariamente espiritualista; pero es posible ser esp00000000iritualista sin ser espírita. El materialista no es una cosa ni la otra. Como son dos ideas esencialmente distintas, se hacía necesario distinguirlas por palabras diferentes, a fin de evitar cualquier equivocación. Incluso para aquellos que consideran el Espiritismo como una cosa quimérica, todavía es necesario designarlo con un nombre especial: Esto se hace necesario tanto para las ideas falsas como para las verdaderas, para que podamos entender. (Ver Materialismo y Espiritismo).”

¿Qué es Espiritismo? Características principales

En el libro “El Espiritismo en su más simple expresión” se encuentra una definición ideal sobre el Espiritismo:

“En resumen, Espiritismo El espiritismo endulza la amargura de las tristezas de la vida; calma la desesperación y la agitación del alma, disipa las incertidumbres o los terrores del futuro, elimina la idea de acortar la vida mediante el suicidio; asimismo, hace felices a quienes se adhieren a él, y en ello reside el gran secreto de su rápida difusión.

Desde el punto de vista religioso, el Espiritismo se basa en las verdades fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma, la inmortalidad, las penas y las recompensas futuras; pero es independiente de cualquier culto en particular. Su objetivo es demostrar a quienes niegan o dudan que el alma existe, que sobrevive al cuerpo, que sufre después de la muerte las consecuencias del bien y del mal que hizo durante la vida corporal; en fin, esto es de todas las religiones”.

¿Cuándo surgió el Espiritismo?

El Espiritismo surgió en Francia, en 1857, por medio de Hippolyte Léon Denizard Rivail, que usaba el seudónimo Allan Kardec.

Kardec era un pedagogo y educador francés, bastante inteligente, que no creía en fenómenos paranormales.

Ante algunas actividades que envolvían comunicación con los Espíritus en aquella época, decidió demostrar que todo aquello era una farsa y comenzó su propia investigación.

Sin embargo, terminó verificando la existencia del mundo espiritual y el contacto de los Espíritus con el mundo físico.

Fue entonces cuando inició un trabajo de codificación, en el cual hacía preguntas a los Espíritus.

Después de eso, recopiló las respuestas y escribió El Libro de los Espíritus, la primera de las cinco obras que componen la Codificación de la Doctrina Espírita.

En otro de sus libros, El Evangelio Según el Espiritismo, Kardec usa las siguientes palabras para esclarecer la doctrina:

“El Espiritismo es la nueva ciencia que viene a revelar a los hombres, con pruebas irrecusables, la existencia y la naturaleza del mundo espiritual y sus relaciones con el mundo corporal; nos lo presenta, no como una cosa sobrenatural, sino, al contrario, como una de las fuerzas vivas y que incesantemente obran en la naturaleza, como el origen de una multitud de fenómenos incomprensibles hasta ahora y relegados, por esta razón, al dominio de lo fantástico y de lo maravilloso. A estas relaciones es a las que Cristo hace alusión en diferentes circunstancias; y por esto muchas de las cosas que dijo han sido ininteligibles o falsamente interpretadas. El Espiritismo es la clave con que todo se explica fácilmente”.

El Espiritismo, por lo tanto, surgió para desenvolver las ideas de Cristo y dar sentido a lo que, hasta entonces, era inexplicable o no revelado.

5 principios básicos de la Doctrina Espírita

Delante de eso, la doctrina se establece a partir de cinco principios básicos:

  1. La existencia de Dios

Para la Doctrina Espírita, Dios es un principio fundamental.

El Espiritismo entiende que todo efecto tiene una causa y nada sucede por casualidad.

El Universo, por ejemplo, es estructurado y, para creer en Dios, basta ver las obras de la creación.

De ese modo, Dios no es algo místico, pero, si, la inteligencia suprema, causa primera de todas las cosas.

Como está definido en El Libro de los Espíritus:

Dios es eterno, inmutable, inmaterial, único, todopoderoso, soberanamente justo y bueno. Creó el Universo, que comprende todos los seres animados e inanimados, materiales e inmateriales.

  1. La existencia y la inmortalidad del alma

Otro principio básico del Espiritismo es la existencia y la inmortalidad del alma.

Eso quiere decir que Dios creó los seres materiales, que constituyen el mundo corporal, y los seres inmateriales, que constituyen el mundo espírita, o sea, son los Espíritus.

Los Espíritus se revisten provisionalmente de un cuerpo material, cuya destrucción, que sucede con la muerte, los libera.

En otras palabras, los Espíritus sobreviven a la carne.

Y lo que conecta el Espíritu al cuerpo es el periespíritu.

Por lo tanto, Kardec, en El Libro de los Espíritus, aclara el alma de la siguiente forma:

El alma es un Espíritu encarnado, del cual el cuerpo no es más que un embalaje”.

  1. Pluralidad de las existencias

Si el alma es inmortal, eso significa que las existencias son plurales.

Las diversas encarnaciones son las que permiten a los Espíritus la oportunidad de aprender y evolucionar hasta librarse de las imperfecciones.

Ese progreso se da a través de la expiación o de misiones que le son impuestas.

Las reencarnaciones son siempre en la especie humana.

Además de eso, cada Espíritu tiene un grado distinto de adelantamiento, o sea, pertenece a una orden diferente en la escala evolutiva.

Los Espíritus del tercer orden pertenecen a las clases inferiores y son caracterizados por la ignorancia, el deseo del mal y otros aspectos que retrasan el progreso.

Los que se encuentran en el segundo orden están en el medio de la escala y aún tienen un camino para recorrer y pruebas que soportar.

Los Espíritus de primer orden son Espíritus superiores, que se distinguen por la perfección, por la pureza y por la cercanía a Dios.

Como Kardec explica en El Libro de los Espíritus, la evolución es siempre superior, pero la transformación es individual:

“Las diferentes existencias corporales del Espíritu son siempre progresivas y nunca retrógradas; pero la velocidad del progreso depende de los esfuerzos que hacemos para alcanzar la perfección”.

  1. Pluralidad de los mundos habitados

Así como hay la pluralidad de las existencias, hay la pluralidad de los mundos habitados.

O sea, no todas las encarnaciones suceden en la Tierra.

La Tierra es un mundo de pruebas y expiaciones.

Ella corresponde a un lugar donde aún predomina el mal.

Por eso, los Espíritus que aquí encarnan necesitan pasar por las vivencias que este mundo proporciona.

La Tierra aún camina para convertirse en un mundo de regeneración.

O sea, un planeta donde el bien predomina.

Además existen otros mundos habitados, como los primitivos, los dichosos y los celestiales.

En El Libro de los Espíritus, Kardec afirma sobre la pluralidad de los mundos:

Los Espíritus encarnados habitan los diferentes globos del Universo”.

  1. Comunicabilidad de los Espíritus

Finalmente, tenemos el último principio básico del Espiritismo, que es la comunicabilidad de los Espíritus.

Esa comunicación es realizada tanto con buenos como con malos Espíritus, y cada una de esas clases nos solicita para el bien o para el mal, respectivamente.

El contacto con el mundo espiritual puede ser espontáneo o por evocación.

En la primera forma, son los Espíritus que se manifiestan voluntariamente.

En el segundo modelo, ellos son llamados.

También en El Libro de los Espíritus, Kardec menciona que las comunicaciones de los Espíritus con los hombres son constantes y ellas suceden de dos maneras:

Las ocultas suceden por la influencia, buena o mala, que ellos ejercen sobre nosotros con nuestro desconocimiento (…). Las comunicaciones ostensivas suceden a través de la escritura, de la palabra u otras manifestaciones materiales, y más frecuentemente, por intermedio de los médiums”.

Diferencias de ser espírita x ser espiritualista

Hasta aquí, usted ya sabe que el espiritualista es quien cree en Dios, en el alma y en fuerzas universales, ¿verdad?

De esa forma, se puede decir que la mayoría de las religiones es espiritualista.

El católico, el protestante, el umbandista, el candomblecista, el judío y el islámico son ejemplos de espiritualistas.

La similitud de la espiritualidad con el Espiritismo, prácticamente, se termina en la oposición al materialismo.

A partir de ahí, las diferencias de la doctrina son notorias.

Las principales características que distinguen el Espiritismo de otras corrientes filosóficas es la creencia en la evolución del Espíritu, en la reencarnación como especie humana y en la comunicación con el mundo espiritual, además de la ausencia de cultos y ceremonias.

“Hoy creen y su fe es inquebrantable, porque se basa en la evidencia y en la demostración, y porque satisface la razón. […] Tal es la fe de los espíritas, y la prueba de su fuerza es que se esfuerzan por volverse mejores, domar sus malas inclinaciones y poner en práctica las máximas de Cristo, mirando a todos los hombres como hermanos, sin distinción de razas, de castas, ni de sectas, perdonando a sus enemigos, devolviendo el mal con el bien, a ejemplo del modelo divino”. (KARDEC, Allan. Revista Espírita de 1868. 1ª ed. Rio de Janeiro: FEB, 2005. p. 28, enero de 1868.)

¿Por qué las personas confunden la espiritualidad con el Espiritismo?

El origen y el sentido radical de las palabras es una de las razones para la confusión entre espiritualidad y Espiritismo.

Pero no es la única explicación.

El Espiritismo, de hecho, viene de una filosofía espiritualista.

Esto es, la Doctrina Espírita cree en la existencia de los Espíritus y en la comunicación con el mundo espiritual.

Ésta, a su vez, es la esencia de la espiritualidad.

Conclusión

Después de leer este artículo, quedó clara la diferencia entre espiritismo y espiritualidad, ¿no es verdad?
Todo espírita es un espiritualista, pero no todo espiritualista es un espírita.
El Espiritismo tiene la misma base de la espiritualidad, en lo que se relaciona a la creencia en Dios y en el alma, pero es una doctrina, que explica la relación entre el mundo físico y el espiritual.

¿Quiere saber más sobre el Espiritismo? Continúe navegando en nuestro site y revise otros de nuestros artículos.
¿Le gustó este contenido sobre Espiritismo x Espiritualidad? Entonces, aproveche el espacio al final del texto para escribir su comentario.
¿Tiene otro tema que le gustaría ver por aquí? Haga una sugerencia del tema para nuestro equipo a través del formulario de contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *