Oración espírita: ¿qué es? Sugerencias de oraciones espíritas

¿Usted sabe lo que es la oración espírita y cómo hacerla?

Este es el tema de este artículo.

En las próximas líneas, además de estar al tanto de lo que es la oración y de cómo hacerla, usted va a encontrar sugerencias de oraciones para pedir protección.

¡Buena lectura!

¿Qué es la oración?

La oración es una proyección de pensamientos y expresiones de sentimientos que alcanzan a Dios.

Ella es una herramienta poderosa para elevar las vibraciones y atraer a los buenos Espíritus que vienen a auxiliarnos.

La oración sirve no sólo para pedir, sino también para agradecer y alabar.

Y puede ser dirigida en beneficio propio o de otros, sea éste encarnado o desencarnado.

Lo importante es que la oración se haga en la intimidad del ser.

¿Qué es la oración, según el Espiritismo?

La oración es un canal de comunicación con lo Divino, o sea, un medio de buscar la conexión con Dios.

En El Evangelio Según el Espiritismo, Allan Kardec menciona lo que es orar:

“La oración es un acto de adoración. Orar a Dios es pensar en Él; es acercarse a Él; es entrar en contacto con Él”.

Oración y ruego, por lo tanto, tienen el mismo objetivo: elevarse a Dios.

¿Cuál es la diferencia entre rezar y orar?

Los términos, muchas veces, pueden confundir.

Orar, como vimos, es hablar con Dios, y este contacto, en la mayoría de veces, sucede de manera espontánea.

O sea, con palabras que salen del corazón y del pensamiento, sin ninguna regla.

Rezar, aunque también sea una forma de alcanzar a Dios, es una práctica que consiste en recitar alguna oración que ya existe.

La palabra, de origen latino, significa recitar, leer en voz alta.

Reuniones espíritas y la oración

Las reuniones espíritas, generalmente, comienzan y terminan con una oración.

La oración, en estos encuentros, hace que los presentes vibren energías positivas.

Así, pueden entrar en sintonía con Dios y los Espíritus que lo representan.

Jesús mismo dijo:

“En cualquier lugar en el que dos o tres personas se encuentren reunidas en mi nombre, ahí yo estaré en medio de ellas”.

Y estar físicamente reunido no es suficiente por sí solo.

Es necesario reunirse espiritualmente.

Y la oración viabiliza esa conexión.

La oración también es capaz de alcanzar a los Espíritus sufridores que están cercanos, y ayudarlos a encontrar la paz y obtener la misericordia de Dios.

¿Cómo hacer una oración?

Los Espíritus no prescriben ninguna fórmula absoluta de oraciones.

Además de eso, ellas pueden ser hechas en cualquier ocasión.

En las reuniones espíritas, como vimos, es importante que sea hecha la oración inicial espírita.

Para apoyar las oraciones de aquellos que no consiguen traducir sus pensamientos en mensaje, Kardec relaciona algunas oraciones en El Evangelio según El Espiritismo.

Él también explica que:

“Jesús define claramente las cualidades de la oración. Cuando oréis, dice Él, no os pongáis en evidencia, sino orad en secreto. No aparentéis orar mucho, pues no es por la abundancia de las palabras que seréis atendidos, sino por la sinceridad de ellas. Antes de orar, si tenéis algo contra alguien, perdonadlo, porque la oración no puede ser agradable a Dios si no sale de un corazón purificado de todo sentimiento contrario a la caridad. Orad, por último, con humildad, como el publicano, y no con orgullo, como el fariseo. Analizad vuestros defectos y no vuestras virtudes, si os comparáis con otros, buscad lo que hay de malo en vosotros”.

Así, partiendo de esa idea y del supuesto de que la oración es la práctica del bien y del amor, basta que los buenos sentimientos y pensamientos estén elevados para que se produzca la conexión con Dios y los Espíritus puros.

Padre Nuestro: la oración enseñada por Jesús

El Padre Nuestro, también llamado como Oración Dominical, es la oración más famosa de la cual tenemos conocimiento.

Viniendo de Jesucristo, ella es una obra sublime, que se resume en un acto de adoración y sumisión.

En El Evangelio según El Espiritismo, Kardec explica el significado de cada trecho del Padre Nuestro.

En líneas generales, la oración pide que Dios, causa primera de todas las cosas, se haga presente entre los hombres y proporcione lo necesario para vivir y resistir a las fuerzas del mal.

Ella incluso demuestra respeto a la voluntad de Él y suplica el perdón por los errores cometidos.

Orar con el corazón u orar repitiendo palabras sin emoción

Como los Espíritus siempre han dicho:

“La forma no es nada, el pensamiento es todo. Orad, cada uno, según vuestras convicciones y de la forma que más os toca; un buen pensamiento vale más que numerosas palabras extrañas al corazón”.

O sea, cuando ore, hágalo con el corazón y fe.

Las oraciones pueden ayudar en el direccionamiento del mensaje, pero no deben ser leídas sin involucrarse.

Recuerde que la oración tiene efecto cuando la comunicación verdadera se forma con Dios y los buenos Espíritus.

Ejemplos de oraciones

Aunque las oraciones no necesiten de guión, y solamente de una conexión verdadera, algunas palabras ya listas pueden ayudar en el momento de la oración.

Revise a continuación algunos ejemplos de oraciones para inspirarse:

  1. Sugerencia de oración espírita antes de dormir

Durante el sueño, mientras el cuerpo se recupera, los Espíritus se fortalecen al encontrar otros Espíritus.

Por eso, hacer una oración simple antes de dormir puede ayudar en este momento:

“Mi alma va a estar por algunos instantes con los otros Espíritus. Vengan los buenos a ayudarme con sus consejos. Haz, mi ángel guardián, que, al despertar, conserve una impresión durable y saludable de esa convivencia”.

  1. Oración espírita que puede calmar el corazón

En cualquier ocasión, cuando el corazón estuviera apretado, una buena oración puede ayudar a calmarlo.

Vea este ejemplo de oración:

“Dios mío, permite que los buenos Espíritus que me rodean vengan en mi ayuda, cuando me encuentren en sufrimiento, y que me sostengan si desfallezco. Haz, Señor, que ellos me infundan fe, esperanza y caridad; que sean para mí un amparo, una inspiración y un testimonio de tu misericordia. Finalmente, haz que encuentre en ellos la fuerza que me falta en las pruebas de la vida y, para resistir a las inspiraciones del mal, la fe que salva y el amor que consuela”.

  1. Oración espírita de agradecimiento

Agradecer por las gracias alcanzadas es un gesto de amor y respeto.

Algunas palabras que pueden ser dirigidas al Divino como gratitud son:

“Dios infinitamente bueno, que tu nombre sea bendito por los beneficios que me has concedido. Sería indigno, si los atribuyera al acaso de los acontecimientos o a mi propio mérito. Buenos Espíritus, que fuiste los ejecutores de la voluntad de Dios, les agradezco y especialmente a ti, mi ángel guardián. Aleja de mí la idea de estar orgulloso de lo que recibí y de no aprovechar solamente para el bien”.

  1. Oración espírita para pedir protección

Una de las utilidades de la oración es hacer pedidos.

Se quiere solicitar la protección de los Espíritus protectores, usted puede usar esta oración:

“Espíritus bien amados, ángeles guardianes que, con el permiso de Dios, por su infinita misericordia, velad por los hombres, sed nuestros protectores en las pruebas de la vida terrena. Dadnos fuerza, coraje y resignación; inspiradnos todo lo que es bueno, detenednos en la pendiente del mal; que a vuestra bondadosa influencia nos penetre el alma; haced que sintamos que un amigo devotado está a nuestro lado, que ve nuestros sufrimientos y comparte nuestras alegrías. Y tú, mi buen ángel, no me abandones. Necesito de toda tu protección, para soportar con fe y amor las pruebas que agrade a Dios enviarme”.

  1. Oración espírita por la mañana

Emmanuel, por intermedio de Chico Xavier, enseña a hacer una oración espírita al amanecer.

Revise un trecho de la oración elaborada por el Espíritu:

“Vengo, Padre, a reverenciarme delante de la luz que me abraza. Vengo, Maestro, a ponerme a disposición del amor y la paz para que mis horas de recorrido diario puedan alimentarme y expandirme en Tu dirección. Vengo, en el íntimo de mí mesmo, a pedirte la protección y el esclarecimiento en tareas que me permitan expandir mi esperanza en la reconstrucción de mi alma y en la del mundo que me acoge. Vengo, Padre, a agradecer por el alimento de este día, por la paz de mi alma, por los indultos que me concedes. Permite, Padre, que yo pueda realizar las tareas pretendidas y que dentro de mis posibilidades esté mi crecimiento como criatura infinita. Ampárame, Padre, en mis dificultades. Lánzame el ancla de la esperanza para que quiera continuar y buscar mi fortalecimiento íntimo en la lucha presente. Que este día me revele en determinación de Su excelsa voluntad […].”

  1. Oración espírita para momentos de aflicción

Se estuviera pasando por momentos de aflicción, esta oración, encontrada en El Evangelio según El Espiritismo, puede ayudar a dar fuerzas para enfrentar la fase difícil:

“Dios Omnipotente, que ves nuestras miserias, dígnate en escuchar, benevolente, la súplica que en este momento te dirijo. Si mi pedido es irrazonable, perdóname; si es justo y conveniente según tus opiniones, que los buenos Espíritus, ejecutores de tu voluntad, vengan en mi ayuda para que él sea satisfecho. Sea lo que sea, Dios mío, hágase tu voluntad. Si mis deseos no fueran atendidos, es que está en tus designios probarme y yo me someto sin quejarme. Haz que por eso ningún desánimo me asalte y que ni mi fe ni mi resignación se vean afectadas”.

Bonus

También existe esta oración espírita por un enfermo, para hacer por los hermanos que están afligidos por una enfermedad:

“Dios mío, son impenetrables tus designios y en tu sabiduría entendiste afligir a (NOMBRE) con enfermedad. Lanza, te lo suplico, una mirada de compasión sobre sus sufrimientos y dígnate en ponerles fin. Buenos Espíritus, ministros del Omnipotente, secundad, os pido, mi deseo de aliviarlo; encaminad mi pensamiento, a fin de que derrame un bálsamo saludable en su cuerpo y el consuelo en su alma. Inspírale la paciencia y la sumisión a la voluntad de Dios; dadle la fuerza de soportar sus dolores con resignación cristiana, a fin de que no pierda el fruto de esta prueba”.

  1. Oración sobre el perdón

Chico Xavier fue un importante exponente del Espiritismo y nos dejó valiosas lecciones, además de bellísimas oraciones, como ésta sobre el perdón:

“Señor Jesús! Enséñanos a perdonar, conforme nos perdonaste y nos perdonas, a cada paso de la vida. Ayúdanos a comprender que el perdón es el poder capaz de extinguir el mal. Indúcenos a reconocer en los hermanos que las tinieblas infligen a los hijos de Dios, tanto como nosotros, y que nos cabe la obligación de interpretarlos en la condición de enfermos, necesitados de asistencia y de amor. Señor Jesús, siempre que nos sintamos víctimas de las actitudes de alguien, haznos entender que también somos susceptibles a errores y que, por eso mismo, las faltas ajenas podrían ser nuestras. Señor, sabemos lo que es el perdón de las ofensas, pero compadécete de nosotros y enséñanos a practicarlo. ¡Así sea!”.

  1. Oración espírita para quien perdió un ente querido

La despedida de un ente querido que va para el plano espiritual es un momento de mucha emoción.

Aunque sea difícil encarar la partida, el Espíritu que acaba de desencarnar precisa de luz para seguir hacia delante.

Por lo tanto, los que se quedan pueden hacer una oración por los que se han ido:

“Omnipotente Dios, que tu misericordia se derrame sobre el alma de (NOMBRE), a quien acabaste de llamar de la Tierra. ¡Que le puedan ser contadas las pruebas que aquí sufrió, así como tener suavizadas y acortadas las penas que todavía deba soportar en la Espiritualidad! […].”

Oraciones de El Evangelio según El Espiritismo (PDF)

La mayoría de las sugerencias de oraciones de este artículo pueden ser encontradas en el libro El Evangelio según El Espiritismo, de Allan Kardec.

Además de ellas, hay muchas otras oraciones para diversos momentos.

La obra reúne una colección de oraciones espíritas, divididas en cinco categorías: oraciones generales, oraciones para sí mismo, oraciones por los vivos (encarnados), oraciones por los muertos (desencarnados) y oraciones especiales para los enfermos y los obsesionados.

Para tener acceso a ellas y al contenido completo del libro, haga download de la versión en PDF aquí.

Conclusión

En este artículo, vimos lo que es la oración espírita y el poder que ella ejerce sobre nosotros y el mundo espiritual.

Recuerde siempre, al hacer una oración, que la conexión con Dios debe ser verdadera.

Por lo tanto, ore con el pensamiento y el corazón.

¿Le gustó este contenido sobre la oración espírita? Entonces, aproveche el espacio al final del texto para escribir su comentario.

¿Tiene otro tema que le gustaría ver por aquí? Haga una sugerencia de tema para nuestro equipo a través del formulario de contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *