La Música y el Espiritismo: visión del Espiritismo sobre la música

¿Usted cree que exista una relación entre la música y el Espiritismo?

Bueno, la música es un arte bastante apreciado por nosotros, los seres humanos.
E incluso considerada una práctica cultural.

Después de todo, desde los tiempos más remotos, la gente ya la utilizaba como manifestación. Pero, ¿será que las canciones son capaces de influir en nuestros Espíritus?

La respuesta para esta y otras preguntas usted las encuentra en este artículo.
!Acompañe hasta el final!

Influencia de la música en nuestro organismo

¿Usted ya escuchó a alguien decir que la música mueve a las personas?

Esta afirmación no tiene relación solamente con la motivación que la combinación armoniosa y expresiva de sonidos es capaz de provocar, sino también, con los efectos de ella en nuestro cuerpo.

Quien acostumbra escuchar música, sabe que no es raro experimentar diferentes sensaciones al escuchar los acordes y ritmos.

La explicación para estos efectos está en la influencia que la música ejerce sobre nuestro cerebro.

Los sonidos, cuando son captados por los oídos, activan algunas regiones cerebrales.

Al ser activado, el sistema nervioso ejerce actividades sobre el cuerpo, provocando algunos procesos corporales, como la contracción de los músculos.

Es por eso que los brazos se aflojan y los pies se despegan del suelo cuando escuchamos música, sean estos movimientos conscientes o inconscientes.

Como ejemplo tenemos en la REVISTA ESPÍRITA – Periódico de estudios psicológicos – mayo 1858  – Conversaciones familiares del Más Allá – Mozart, donde se desarrolla una comunicación interesante.

Este es un trecho de esta conversación interesante:

PRIMERA CONVERSACIÓN

─ En nombre de Dios, Espíritu de Mozart, ¿estáis aquí? ─ Si.

─ ¿Por qué es Mozart y no otro Espíritu? ─ Fue a mí que evocasteis: entonces vine.

─ ¿Qué es un médium? ─ El agente que une mi Espíritu al vuestro.

─ ¿Cuáles son las modificaciones fisiológicas y anímicas que sufre el médium al entrar en acción de intermediación? ─ Su cuerpo no siente nada, pero su Espíritu, parcialmente desprendido de la materia, está en comunicación con el mío, uniéndome a vos.

Encontramos otra referencia que habla de la importancia de la música en la siguiente pregunta de El Libro de los Espíritus:

  1. Los Espíritus, ¿son sensibles a la música?

¿Te refieres a vuestra música? ¿Qué es ella comparada con la música celestial, con esa armonía de la cual nada en la Tierra puede daros una idea? Aquella es a esta lo que el canto del salvaje es a la suave melodía. No obstante, los Espíritus vulgares pueden experimentar cierto placer en escuchar vuestra música, porque todavía no les es dado comprender otra más sublime. La música tiene infinitos encantos para los Espíritus, debido a que sus cualidades sensitivas se hallan muy desarrolladas. Me refiero a la música celestial, que es lo más bello y delicado que la imaginación espiritual puede concebir”.

En el Libro de los Médiums encontramos también:

Médiums músicos – Los que ejecutan, componen o escriben música bajo la influencia de los Espíritus. Hay médiums músicos, mecánicos, semimecánicos, intuitivos e inspirados, como para las comunicaciones literarias. (Véase “Médiums de efectos musicales”).

Cómo la música influye en nuestros pensamientos

No es apenas en el cuerpo que la música provoca reacciones.

Nuestros pensamientos y emociones también son estimulados por los sonidos.

Eso porque la música afecta directamente al humor.

Un estudio de la Universidad de Lyon, en Francia, descubrió una ligación entre la música y la dopamina.

Según los estudiosos, escuchar la música favorita aumenta la producción de la dopamina, conocida como la hormona del placer.

Esta relación ayuda a entender el impacto de la música en nuestros pensamientos, ya que la positividad transmitida por los sonidos tiene el poder de apoyar ideas optimistas.

Frecuencia y sintonía del pensamiento con los Espíritus desencarnados

El Universo de Dios está regido por diversas leyes, entre ellas, la ley de la afinidad o sintonía.

Básicamente, esta ley consiste en la regla de que semejantes atraen semejantes.

Esta aproximación se da por medio de opiniones, ideas y sentimientos en estado de sintonía.

En otras palabras, se puede decir que la afinidad sucede cuando hay campos vibratorios equivalentes.

Como somos Espíritus, aunque encarnados, la ley de la afinidad sobrepasa las barreras de la carne.

O sea, nuestras conexiones no se limitan solamente al mundo físico, ellas extrapolan el mundo espiritual.

La armonía o desarmonía que irradiamos se conectan a Espíritus encarnados o desencarnados que se encuentran en la misma sintonía.

Emmanuel, en el libro Roteiro (Guión) – obra mediúmnica psicografiada por el médium Francisco Cândido Xavier -, aclara:

“La mente, en cualquier plano, emite y recibe, da y recoge, renovándose constantemente para el alto destino que le compete alcanzar. Estamos asimilando corrientes mentales, de manera permanente. De modo imperceptible, ‘ingerimos pensamientos’, a cada instante, proyectando, en torno a nuestra individualidad, las fuerzas que apreciamos en nosotros mismos. Por eso, quien no se prepare a conocimientos más altos, quien no ejercite la voluntad para sobreponerse a las circunstancias de orden inferior, padecerá, invariablemente, la imposición del medio en el que se localiza. Somos afectados por las vibraciones de paisajes, personas y cosas que nos rodean. Si nos confiamos en las impresiones ajenas de enfermedad y amargura, se nos altera apresuradamente el ‘tono mental’, inclinándonos a la receptividad franca de enfermedades indefinibles”.

Esta declaración de Emmanuel sirve como una alerta sobre los pensamientos que cultivamos.

Si nuestra franja vibratoria es baja, atraemos Espíritus de clases inferiores.

O sea, aquellos menos evolucionados y con tendencia a la práctica del mal.

Por otro lado, si nuestras ondas mentales alcanzan un patrón elevado, mantenemos cerca a los buenos Espíritus.

Kardec, en El Libro de los Espíritus, hace este cuestionamiento durante el interrogatorio: “Los Espíritus de los diferentes órdenes, ¿están mezclados unos con otros?”

Y le es respondido por los Espíritus:

“Sí y no. Es decir, se ven, pero se distinguen unos de otros. Se evitan o se aproximan conforme a la analogía o la antipatía de sus sentimientos, tal como sucede entre vosotros. Es todo un mundo, del cual el vuestro es un débil reflejo. Los de la misma categoría se reúnen por una especie de afinidad y forman grupos o familias de Espíritus unidos por la simpatía y por el objetivo que se proponen. Los buenos, por el deseo de hacer el bien; los malos, por el de hacer el mal o por la vergüenza de sus faltas y la necesidad de encontrarse entre seres semejantes a ellos.”

Por lo tanto, si quiere ver el cielo reinar dentro de sí, ilumine sus ondas mentales.

En ese sentido, la música es un arte que tiene el potencial de aumentar el patrón vibratorio.

Entonces, escoja aquella que emana buenas energías.

Ejemplos de canciones que vibran con buenas energías

Existe una infinidad de canciones ya hechas.

Y aunque todos los sonidos tengan el poder de influir en los comportamientos humanos, no todos ellos inducen para el lado positivo.

Para escoger canciones que vibren con buena energía, es importante observar la frecuencia de ella.

Las frecuencias Solfeggio, que son un conjunto de sonidos musicales electromagnéticos que los monjes utilizaban en cantos gregorianos, ayudan a aumentar la vibración.

Cada uno de los tipos de la escala produce efectos distintos. Vea:

  • 174 Hz – promueve alivio instantáneo para los dolores físicos puntuales.
  • 258 Hz – realinea las energías entre los chakras y proporciona la cura.
  • 396 Hz – es capaz de transformar la tristeza en felicidad y la culpa en perdón.
  • 417 Hz – tiene el poder de eliminar la negatividad y remover los bloqueos del subconsciente.
  • 528 Hz – estimula el amor, restaura el equilibrio y repara el ADN.
  • 639 Hz – ayuda a fortalecer las relaciones humanas.
  • 741 Hz – elimina las toxinas y permite la limpieza del cuerpo físico.
  • 852 Hz – despierta la intuición y contribuye para el equilibrio espiritual.
  • 963 Hz – alinea las energías y deja el cuerpo en perfecto equilibrio.

El símbolo Hz representa los Hertz, que es la unidad de medida estandarizada para la frecuencia.

Un Hertz equivale a un segundo.

Así, si usted escucha una canción de 963 Hz, eso significa que ella oscila 963 veces por segundo.

Una curiosidad es que el nombre de esta medida es un homenaje al físico alemán Heinrich Hertz.

Él fue el responsable de determinar la existencia de la radiación electromagnética, creando aparatos emisores y detectores de ondas de radio.

Ahora que usted ya sabe cuáles son las frecuencias ideales y entiende cómo funcionan, solo falta descubrir las canciones, ¿verdad?

Bueno, para encontrar canciones en cada una de las frecuencias, es fácil.

Basta digitar en los buscadores de internet o en el propio YouTube la frase “Frecuencia de canciones + número de la frecuencia”.

Lista de músicos espíritas

Además de las frecuencias musicales que proporcionan buenas energías, las letras de las canciones también son responsables de elevar la vibración.

Los artistas espíritas asocian melodías inspiradoras a mensajes edificantes para vibrar en alto.

Algunos nombres de la música espírita y espiritualista son:

Además de estos cantantes y bandas, en el site Acervo Espírita, usted encuentra diversos artistas y sus trabajos musicales vinculados al Espiritismo.

Canciones espíritas para niños que pueden ser usadas en la evangelización infantil

Las canciones también son enriquecedoras para el aprendizaje de los niños en la Evangelización Espírita.

Ellas hablan directo con el corazón y, así, ayudan a los pequeños a aprender por medio de la sensibilización.

Para quien pretende usar la musicalización en la evangelización, aquí van dos consejos de dónde encontrar canciones espíritas:

  • En YouTube: existen diversas listas de canciones espíritas infantiles
  • En el site de la FEB – Federação Espírita Brasileira (Federación Espírita Brasileña), hay varios CD’s para download.

Independientemente del medio escogido para seleccionar las canciones, es importante asegurarse de que el contenido musical es adecuado a la edad y al lenguaje de los niños.

Vale destacar también que las canciones espíritas infantiles pueden ser usadas de diferentes formas en la evangelización.

Ellas sirven para introducir temas, apoyar la memorización de contenidos, como fondo musical para las actividades, ejercicios de meditación y confraternización entre los evangelizados.

Las canciones pueden ser cantadas en vivo o solamente ser reproducidas en aparatos de sonido.

La elección va a depender de la estructura disponible.

Conclusión

Y, entonces, ¿vio la conexión entre la música y el Espiritismo?
Canciones que emanan buenas energías ayudan a elevar el patrón vibratorio.
La buena vibración es esencial para mantener los pensamientos positivos.

Como los Espíritus se comunican a través de nuestros pensamientos, es importante que todo esté en perfecta sintonía.
Así, con la franja vibracional en alta, Espíritus superiores tienden a acercarse.

Además de escuchar buena música, vale la pena adoptar otros hábitos, como la lectura de obras edificantes, la gratitud, la práctica de la caridad y el perdón, entre otros.
Todo eso, ciertamente, contribuye para que usted viva alineado a las morales del Evangelio y consiga subir los escalones de la evolución espiritual.

¿Le gustó este artículo sobre la música y el Espiritismo? Entonces, aproveche el espacio al final del texto para escribir su comentario.
¿Tiene otro tema que le gustaría ver por aquí? Haga una sugerencia de tema para nuestro equipo a través del formulario de contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *