¡El perdón hace bien! Pero, ¿cómo perdonar? 4 libros que te ayudarán

Hola amigo(a) de Contenido Espírita, ¿qué es el verdadero perdón? ¿Cómo puede ayudarnos a liberarnos de los lazos del odio, el resentimiento y el dolor? ¿Cuál es el poder del perdón en nuestra salud emocional y espiritual?

Conozca la respuesta a estas y otras preguntas relacionadas con el perdón, además del consejo de 4 libros (psicografiados por Divaldo Pereira de Franco dictado por el Espíritu benefactor de Joanna de Ângelis) y 10 frases sobre el perdón que le ayudarán a tomar esa decisión consciente de perdonarse a sí mismo, así como a los demás.

¿Qué es el verdadero perdón?

El verdadero perdón es una actitud que libera de los lazos del odio, el resentimiento y la angustia, impidiéndole al ser avanzar en la búsqueda de la felicidad relativa que puede alcanzar en este mundo, así como manteniéndole en medio del desequilibrio emocional, predisponiéndole más intensamente a las enfermedades de diversos tipos.

Perdonar es una elección consciente que no depende del acuerdo de quien sea, siempre que el individuo se dé cuenta de que la mejor opción es perdonar, puede avanzar en esta dirección, sin depender de la aprobación o no, del consentimiento o no, pues perdonar es una decisión de cada uno.

El verdadero perdón es el resultado de un análisis sincero, por un lado, del agresor, quien reevaluando sus actitudes, ya sea porque percibió sus excesos, ya sea en razón de los argumentos de la víctima, o por las declaraciones de terceros que participaron directa o indirectamente en el hecho, se da cuenta de su falla moral y concluye con la necesidad de buscar la rehabilitación, y por otro lado, de la víctima, quien sufrió la agresión, que luego del evento, ahora fuera del momento que genera tensión, malestar, comienza a evaluar el hecho y se da cuenta de la necesidad de perdonar y optar por no cargar con los sentimientos deprimentes a los que la agresión sufrida dará lugar, en caso de permanecer en el vínculo con el suceso malsano.

Lea también: ¿Existe la reencarnación? ¿Qué es, qué dice la Biblia, para qué sirve?

¿Cuál es el poder del perdón?

El perdón tiene un poder extraordinario, es decir, el de producir salud emocional en quienes lo consiguen practicar. Pues todo aquel que llega a esta condición, a un gran costo y con mucho esfuerzo, para superar sus impulsos aún animalizados, que todos traemos en nuestro mundo íntimo, debido a nuestra escasa evolución, obtiene una gran victoria, la victoria sobre sí mismo, aunque de forma aislada y no plena. Porque toma la opción de no dejarse vincular por la acción equivocada, por el contrario, es capaz de darse cuenta de su error, darse cuenta de que, siendo aún un ser imperfecto, todos cometeremos errores, deslices y procederemos mal, y estos no son solo constataciones, son verdaderas bendiciones. Porque ayudan a que el individuo que cometió un error contra otros, no permanezca en las franjas infelices de los sentimientos menos nobles, y readquiera la serenidad para continuar en relativa paz, ya que ha tratado de recuperarse de su error.

Lea también: Espiritismo: ¿Qué es?, historia, fundamentos y obras principales

Motivos para perdonar…

Tenemos varios motivos para optar por el perdón y esforzarnos para lograr este éxito, especialmente por el hecho de que, cuando no perdonamos, nos dejamos seguir enganchados, atrapados por el hecho nefasto, y sin darnos cuenta lo seguimos cargando con nosotros. Presente en nosotros estos sentimientos de rencor, dolor y resentimiento, lo que nos mantendrá desestabilizados emocionalmente, llevándonos posiblemente a las enfermedades desgarradoras debido al desequilibrio de las energías que mantienen la salud, que estos pensamientos menos nobles generarán.

También es una razón para elegir perdonar, el hecho de que cuando no perdonamos, dejamos que el agresor nos controle, que él decida por nosotros. Cada vez que nos encontremos con él, recordaremos los hechos vividos, y todas las sensaciones desagradables vividas, volverán a nuestra casa mental, como si el pasado volviera al presente, haciéndonos que estemos como aprisionados por la vivencia infeliz.

Liberación para nuevas oportunidades

Seguimos prisioneros, como si no pudiéramos elegir qué camino tomar para nuestra vida y además tenemos que elegir el camino del perdón, porque, mientras estamos ocupados con lo negativo que se nos ha dirigido, y que fue el motivo de nuestro descontento, estamos renunciando a nuevas oportunidades.

Nos quedamos como paralizados por los acontecimientos ya ocurridos y debido a los pensamientos a los que permitimos, incluso inconscientemente, dominar nuestra mente, sintonizando con otras mentes enfermas, que pululan a nuestro alrededor.

En este universo de ondas mentales que conforman el mundo invisible y no menos activo, que está en todas partes, especialmente por estas razones, el perdón es algo que debemos estudiar para comprender y aprender para que se convierta en una realidad cada vez más presente en nuestras vidas.

Lea también: Pase Espírita: ¿Qué es?, Principales Beneficios y Preguntas Frecuentes

 

¿Cómo conseguir perdonar?

Podremos llegar a la condición de conseguir perdonar, buscando las fuerzas que nos faltan, porque debido a nuestra aún poca evolución, en la mayoría de los casos, no tenemos las condiciones necesarias, las conquistas morales, que nos darán fuerza y ​​vigor moral, para tener éxito en estas conquistas del alma.

De esta forma, todos nosotros podemos optar por los caminos de la oración, de la meditación, en la

De esta forma, todos podemos optar por los caminos de la oración, de la meditación, en la búsqueda para calmar las emociones, normalmente tumultuosas, por el constante torbellino del mundo de las formas, el mundo exterior, que cada vez más nos invita a una agitación desenfrenada, que nos lleva, a menudo, a la depresión y al vacío existencial.

Buscando el silencio mental, a través de la oración, la meditación y la visualización terapéutica, tendremos la oportunidad de renovarnos interiormente, de recuperar el equilibrio mental y emocional, que serán como palancas poderosas para un mejor análisis de los hechos vividos. Cuando nos esforzamos por seguir estos caminos de la “vida interior”, nos damos cuenta más rápidamente que aunque estemos en la máquina, que es el cuerpo humano, no somos esencialmente esta máquina, somos el ser espiritual que debe comandar la máquina, y no ser comandado por ella, así, el perdón se convierte en una búsqueda constante, para nuestra salud y para una vida plena.

Lea también: Mediumnidad: Tipos, Ejemplos, ¿Cómo Desenvolver? y Libros Confiables

¿Cuál es la diferencia entre perdón y disculpa?

Entre la disculpa y el perdón hay una gran diferencia, porque la excusa es un mecanismo aparente y superficial, donde la persona, la máscara encuentra la manera de mantener el nivel social, la urbanidad necesaria para mantener la convivencia, del barniz social.

Mientras que el perdón es ese trabajo interno, profundo y verdadero, donde nos encontramos con nosotros mismos y tomamos la decisión, usualmente ardua, de superar los prejuicios que traemos, los atavismos y logramos, con tremendos esfuerzos, ponernos en el lugar del otro y dar este salto cuántico, que es la opción por el perdón, que es de una verdadera naturaleza, que en la mayoría de los casos no tiene éxito en los primeros intentos, al contrario, exige mucho esfuerzo y dedicación, para esta victoria del Espíritu sobre la materia.

Lea también: Conferencias Espiritistas: sobre Jesús, Reencarnación, Mediumnidad y Doctrina

¿El Perdón hace bien para la salud? Beneficios del perdón

El perdón es grandemente beneficioso para la salud del ser, pues al dejarse envenenar por la culpa del error cometido, que ni siempre emerge del inconsciente, se liberan conflictos que lo enmascaran, provocando malestar y sufrimiento sin causa aparente. La culpa es siempre la responsable de varios procesos neuróticos, de ahí la necesidad de auto perdonarse, para la recuperación del equilibrio emocional y el respeto por sí mismo.

El noble espíritu Joanna de Ângelis, a través del médium Divaldo Pereira Franco, en la obra Libertação pelo Amor (Liberación a través del amor), en su capítulo nueve dice:

“El odio, el resentimiento, el remordimiento, afectan poderosamente al organismo, a pesar de su origen emocional. Las altas cargas vibratorias dañinas que son arrojadas por la mente en el sistema nervioso central, afectarán el sistema circulatorio con resultados negativos para el sistema respiratorio, al mismo tiempo que las glándulas endocrinas serán dañadas por las energías captadas, remitiéndolas al sistema inmunológico que se desestructura. Una gran cantidad de enfermedades orgánicas y trastornos psicológicos surgen de los sentimientos conflictivos».

Podemos notar que el perdón es altamente terapéutico y que vale mucho la pena los esfuerzos por la conquista del perdón en nuestras vidas, comenzando por el auto perdón, porque quien no consigue perdonarse a sí mismo, difícilmente logrará perdonar a los otros.

Lea también: Propósito de vida: ¿Cómo definir su propósito? Consejos e Inspiraciones

Perdónese y perdone a los otros

En la caminada para alcanzar la noble conquista del perdón en nuestras vidas, en nuestras actitudes, es imprescindible que comencemos por nosotros mismos, es decir, a través del auto perdón. Difícilmente lograremos éxito en perdonar a los demás si primero no emprendemos el análisis sobre nosotros mismos, de que también somos, como todas las criaturas, falibles, y que los errores de diversa índole, hacen parte de nuestro menú existencial, que nos equivocaremos, que fallaremos, con cierta frecuencia, en nuestros actos, en nuestra conducta.

Al hacer este análisis sobre nosotros mismos, nos daremos cuenta que tenemos muchos aspectos en nuestro ser, que necesitan ser mejorados, muchos temas, que debemos superar, cuetiones que dan lugar a conflictos, que todos tenemos, y que con dedicación y mucho trabajo, venceremos poco a poco, trabajando nuestras emociones, nuestros sentimientos.

Todo el que se autoevalúa tiene mejores condiciones para el trato con el otro, precisamente porque encuentra en sí mismo varios aspectos que necesitan ser mejorados, es decir, el individuo sabe lo desafiante que es mejorar su propio carácter, de esta manera, busca tener más tolerancia a la conducta de los demás, con las acciones de terceros que vengan en su dirección, que no siempre son coherentes y agradables, pero que muchas veces requieren del perdón. Como sabe por sí mismo que todos cometemos errores, se perdona a sí mismo y también busca perdonar la conducta ajena.

Lea también: Evangelio en el Hogar: Cómo hacer el Evangelio en el Hogar (paso a paso)

4 libros de Divaldo Franco sobre el perdón

La mediumnidad segura y bendecida de Divaldo Pereira Franco, ha servido de instrumento a diversos Espíritus nobles. Entre estos Espíritus, destacamos la venerable benefactora Joanna de Ângelis, que en esta temática sobre el perdón, nos trajo a través de las obras:

  1. Liberta-te do Mal, no capítulo 21, Terapia do Perdão (Libérate del Mal, en el capítulo 21, Terapia del Perdón).
  2. Libertação pelo Amor, no capítulo 9 (Liberación a través del amor, en el capítulo 9).
  3. Iluminação Interior, no capítulo 7, intitulado Perdão e Auto perdão (Iluminación Interior, en el capítulo 7, titulado Perdón y Auto perdón).
  4. Ilumina-te, no capítulo 17, A Benção do Perdão, entre outras (Ilumínate, en el capítulo 17, La Bendición del Perdón, entre otras).

Dejando muy clara la importancia de entender el significado del Perdón en nuestras vidas, para la evolución de todo aquel que decida evolucionar, en la búsqueda por transformarse en una mejor persona y actuar como un verdadero Cristiano.

Lea también: Allan Kardec: Biografía e Informaciones Confiables de Fuentes Oficiales

Leyenda del perdón: Una historia antigua sobre el perdón que le inspirará a perdonar

Cuenta una antigua leyenda que existía una ciudad donde la palabra perdón nunca existió. Las personas eran, por tanto, dueñas de la verdad, arrogantes y padecían una terrible enfermedad, el complejo de superioridad.

La convivencia era bastante complicada porque todos se consideraban perfectos y con eso no veían, ni admitían sus defectos, errores o equivocaciones.

En esa ciudad reinaba la vanidad, la competencia y la enemistad, aunque ellas estuviesen disimuladas detrás de sonrisas y manifestaciones de afecto. Un día una mujer, llegada de otra ciudad, fue a vivir allá. Todas las tardes iba a la panadería y en el camino de regreso siempre pasaba por una plaza donde un grupo de chicos jugaba a la pelota. Su camino sería mucho más corto si cruzaba la plaza, pero para no interrumpir su juego, ella daba la vuelta a la plaza. Claro que ninguno de ellos nunca notó ni valoró su gentileza.

En aquella ciudad muy pocos entendían de este tema. Un día esta mujer estaba llena de preocupaciones, su cabeza estaba muy trastornada y cuando regresó de la panadería no se dio cuenta del camino que tomó y cruzó la plaza en el momento exacto en que uno de los chicos iba a hacer un gol.

El juego se detuvo, todos se miraron y el joven, muy enojado, le preguntó:

– ¿La señora no está viendo lo que hizo? ¡Qué falta de atención, incluso de consideración! ¿Le costaba dar la vuelta a la plaza?

Y ella respondió:

– Hace casi seis meses, todos los días, he estado dando la vuelta a la plaza para no interrumpir su juego. Hoy, sin embargo, confieso haber estado distraída. Estaba muy involucrada con mis pensamientos. Les pido a todos perdón por esto.

Nadie entendió a qué se refería y uno de los chicos preguntó:

– ¿Perdón? ¿Qué es el perdón? Nunca escuchamos esa palabra.

– El perdón es un acto de humildad, aunque algunos piensan que es un acto de humillación.

Los chicos se fueron a sus casas muy pensativos y les contaron a sus padres sobre el perdón.

Humildad que engrandece el alma

Errar, cometer injusticias, tomar acciones apresuradas que pueden dañar y herir a otros son cosas a las que todo ser humano está sujeto. Sin embargo, el reconocer sus errores y pedir perdón, no todos los seres humanos son capaces. Para eso es necesaria una enorme dosis de humildad, un corazón sensato y un Espíritu elevado.

¡Solo los grandes saben pedir perdón!

Dicen que aquella ciudad está muy diferente, más alegre, las personas más amigas, menos rivalidades y que todos además de haber aprendido a pedir perdón, ahora también están aprendiendo a perdonar.

Lea también: Espiritismo: ¿Qué es? historia, fundamentos y obras principales

 

Frases de Perdón: 10 citaciones sobre el perdón para usted reflexionar y perdonar

  1. “Amar a los enemigos es perdonarles y retribuirles el mal con el bien” (El Libro de los Espíritus – Pregunta 887).
  2. “¡Salid de aquí con el alma llena de esperanza y perdonad! Incluso a aquel que no parece ser acreedor del perdón, perdonad porque os hará bien. La Justicia Divina, a su manera y término, realizará la rectificación del infractor” (Bezerra de Menezes).
  3. “Jesús, invitado directamente a la reacción negativa, una y otra vez, se mantuvo integral, perdonando y amando, sabiendo que quienes lo afligían eran Espíritus aturdidos, afligidos en sí mismos, por esa razón, dignos de perdón” (Joanna de Ângelis).
  4. “El perdón y la tolerancia son palancas de la sustentación de nuestra paz interior”. (Emmanuel).
  5. “Perdonando, usted estará siempre en paz, pudiendo luego cosechar las ventajas de haber sido engañado, perseguido o ultrajado, con el Espíritu libre de otras deudas, de las que, entonces, estará liberado” (Marco Prisco).
  6. “La terapia moral por el auto perdón se impone como indispensable para la recuperación del equilibrio emocional y el respeto por sí mismo” (Joanna de Ângelis).
  7. “Mayor es la felicidad de quien expresa el perdón. El perdonado es alguien en proceso de recuperación. Sin embargo, aquel que le dispensa del olvido del mal, ya ha alcanzado las alturas del bien y de la solidaridad” (Amélia Rodrigues).
  8. “Sin duda, es imposible saber, cuando llegamos a articular el perdón a favor de los demás, si fue correctamente aceptado o si produjo las ventajas que queríamos; sin embargo, siempre que olvidamos el mal que se nos ha hecho, podemos reconocer, de inmediato, los efectos beneficiosos del perdón con nosotros, en forma de equilibrio y paz actuando en nosotros” (Emmanuel).
  9. “Una postura psicológica ayuda de manera eficaz y rápida al proceso del perdón, que consiste en el análisis del acto, teniendo en cuenta que el otro, el perseguidor, está enfermo, que es infeliz, que su veneno caracteriza su estado de inferioridad” (Joanna de Ângelis).
  10. “No devolver el mal que se sufre es el inicio del acto de perdonar. Comprender, sin embargo, que el otro, el agresor, es infeliz, que se complace en calumniar porque es atormentado, constituye la mejor reflexión para el perdón radical, el perdón sin reservas” (Amélia Rodrigues).

Lea también: El Suicidio en la visión Espírita: Concepto, Consecuencias y Prevención

Conclusión: vale la pena perdonar

En resumen, perdonar no significa eximir al agresor de la responsabilidad asumida por el acto irreflexivo, pues a nadie se le da la posibilidad de borrar de la Ley Divina las deudas contraídas por el uso equivocado del libre albedrío, situación perfectamente normal, en el camino evolutivo de seres que fuimos, todos, sin excepción, creados simples e ignorantes.

Sin embargo, el verdadero significado del perdón no es estar ligado al agresor, perdonar es una actitud que no depende de estar de acuerdo, de la aprobación o no de quien quiera que sea, somos libres para equivocarnos, para reparar, para perdonar, porque Dios es amor, y el amor siempre nos concede nuevas oportunidades.

Cuando alcancemos este nivel de comprensión, que somos hijos del amor y que el error está con nosotros para impulsarnos hacia la plenitud, ya no viviremos más en las huellas del dolor, del resentimiento, de la culpa, como niños quejándose y al contrario, buscaremos la rehabilitación, el coraje para superarnos y seguir adelante, libres. Porque quien entiende que es hijo del amor, no se permite detenerse por nada, porque sabe que el infinito le espera y que el universo es su hogar.

Ahora que comprende lo que es el perdón, ¿está dispuesto a perdonar? ¡Conversemos más sobre esto en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *