El Evangelio en el Hogar: Cómo hacer el Evangelio en el Hogar (paso a paso)

Hola amigo(a) de Contenido Espírita, como es bueno hablar sobre Evangelio en el Hogar! Repitiendo la introducción guiada por Jesús en Lucas 10: 5: «¡La paz sea para esta casa!». Abran sus corazones y su mente pues en este texto vamos a hablar sobre el Evangelio en el Hogar, una práctica simple que brinda muchos beneficios para quien lo practica. Todos anhelamos traer armonía a nuestras vidas, buscando mayor comprensión entre todos los miembros que conforman nuestro Hogar.

En ese sentido, El Evangelio en el Hogar, permite aquel espacio de reflexión, diálogo y entendimiento mutuo, ayuda a los miembros de cada familia a prepararse espiritualmente para la vida familiar, recordando que nuestra vida no es solamente material, la mayor parte de lo que vivimos es espiritual porque es experimentado en nuestro mundo interior.

Existen muchas ventajas en hacer El Evangelio en el Hogar, mismas que desarrollaremos a lo largo de este texto.

¿Qué es el Evangelio en el Hogar?

El Evangelio en el Hogar es una reunión junto con la familia y/o amigos, hecha con mucha simplicidad, donde principalmente se utiliza el Evangelio según El Espiritismo abierto al azar para leer el texto y reflexionar sobre aquello que se ha leído en relación a lo cotidiano de las vidas de las personas en aquella reunión casera y también en relación a lo que ellas tienen en la conciencia.

Cada uno de los asistentes emite su punto de vista reflexionando sobre los valores morales y el mensaje que entendió durante la lectura.

Existe una expresión conocida “familia que ora unida, permanece unida”, por lo tanto, mantener momentos en familia donde educamos nuestra alma es muy importante para implantar la paz interior.

No existe mayor regalo para compartir con familia y amigos que los momentos de espiritualidad, nuestros ideales son lo que verdaderamente somos.

Realizar el estudio de El Evangelio en el Hogar es muy simple y los beneficios son múltiples, solamente debemos determinar una hora y un día para poder practicarlo, para renovar las fuerzas y el amor en nuestros hogares.

Debemos recordar que nuestros pensamientos centrados en los problemas cotidianos crean ideoplastias que muchas veces contaminan el ambiente donde vivimos, los conflictos internos, los anhelos y desafíos son exteriorizados hacia nuestra familia. Por lo tanto, una razón más para realizar el Evangelio en su hogar…

Lea también: Espiritismo: ¿Qué es? historia, fundamentos y obras principales

 

¿Para qué sirve El Evangelio en el Hogar?

El Evangelio en el Hogar tiene como propósito mantener las familias unidas a través del estudio de El Evangelio según El Espiritismo, reconectándonos con los valores de Cristo, mejorando los lazos familiares, entendiendo que todos somos Espíritus en estado de evolución.

El Evangelio en el Hogar nos recuerda la importancia de la convivencia en familia, que hoy en día es muchas veces escasa, y nos recuerda que no somos solo un cuerpo, también somos alma.

En el momento que invertimos tiempo haciendo El Evangelio en el Hogar, encontraremos los beneficios de traer para nuestra familia y nosotros mismos la tranquilidad y armonía que tanto se necesita hoy en día.

El Evangelio en el Hogar sirve para:

  • Reunir a la familia en nombre de las enseñanzas de Cristo.
  • Reflexionar acerca de las enseñanzas de Jesús en nuestra vida práctica.
  • Ayuda a sintonizar con buenos espíritus para armonizar el hogar.
  • Recordar el compromiso espiritual y esfuerzo para practicarlo.
  • Agradecer las dádivas que recibimos de Dios, cada uno a su manera.
  • Entre otros…

Leia também: ¿Existe la reencarnación? ¿Qué es, qué dice la Biblia, para qué sirve?

¿Cuál es el origen de El Evangelio en el Hogar?

El Evangelio en el Hogar, tiene origen en el estudio del Espiritismo ya que los primeros núcleos Espíritas eran y son los propios hogares de personas que juntas crecen en un ideal. Además de eso, la lectura reflexiva hace parte propia de la cultura del Espiritismo.

Pero el Evangelio en el Hogar también es una práctica de los primeros Cristianos que se reunían para elevar los pensamientos y reflexionar sobre las profundas enseñanzas del Maestro Jesús.

“La familia que ora unida, permanece unida”, aquella frase motivaría el comienzo de El Evangelio en el Hogar como una práctica saludable para toda la familia de sangre o no, para su transformación moral y crecimiento espiritual.

Durante su peregrinación de bienaventuranzas en la Tierra, el propio Jesucristo visitó muchas casas, predicando la buena nueva de la Ley del Amor a aquellas familias que lo recibían. En esos momentos de predicación y oración, se puede reflexionar acerca de que habían muchas dificultades y dudas cotidianas que eran motivo de reflexión y esclarecimiento por la palabra incomparable del Maestro.

Por lo tanto, podríamos decir que el Evangelio en el Hogar es antiguo, comenzó con Jesús y es una práctica actual porque todos estamos conectados por lazos de amor.

Lea también: Pase Espírita: ¿Qué es?, Principales Beneficios y Preguntas Frecuentes

 

Evangelho no Lar, Culto no lar - Jesus Conversando com discípulos - Conteudo Espírita

Fundamento doctrinal de la práctica de El Evangelio en el Hogar

La doctrina Espírita siempre busca la comprensión de todos sus postulados a través de la reflexión y la experiencia.

La base filosófica está en El Libro de los Espíritus, pero la práctica ética moral está contenida en El Evangelio según el Espiritismo, que usa parábolas como una forma de enseñanza fundamental impartida por el Espíritu pero evolucionado quien ha visitado este plano terrestre: Jesús.

En “El Libro de los Espíritus”, Pregunta 659, Allan Kardec pregunta a los Espíritus: ¿Cuál es el carácter general de la oración?

La respuesta es la siguiente: “La oración es un acto de adoración a Dios. Orar a Dios es pensar en Él; es aproximarse a Él; es ponerse en comunicación con Él. A través de la oración podemos hacer tres cosas: alabar, pedir, agradecer.”

Entonces, si su familia se acerca a Dios y se pone en comunicación con Él a través de la oración y el estudio de las enseñanzas de Jesús, es razonable pensar que usted y su familia elevarán el nivel vibratorio de sus pensamientos y lograrán un poco más de armonía.

Además de eso, “El Evangelio según El Espiritismo”, en el Capítulo XXVII, titulado como “Pedid y se os dará”, Allan Kardec ayudado por los espíritus, recoge en los pasajes bíblicos, las enseñanzas de Jesús sobre la oración y cómo debemos orar, veamos:

“1. Cuando ores, no te parezcas a los hipócritas, que, cariñosamente, oran de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles para ser vistos por los hombres. – Te digo, en verdad, que ellos ya recibieron su recompensa. – Cuando quieras orar, entra a tu habitación y, cierra la puerta, ora a tu Padre en secreto; y tu Padre, que ve lo que está sucediendo en secreto, te dará la recompensa. No trates de pedir mucho en tus oraciones, como hacen los paganos, que imaginan que por la multiplicidad de las palabras serán respondidos. No te vuelvas como ellos, porque tu Padre sabe lo que necesitas antes que lo pidas (S. MATEUS, 6:5 a 8.)”

Pero usted se puede estar preguntando: si Jesús dice para «orar en secreto», ¿por qué entonces orar en grupo? Vale la pena aclarar que el hogar es un ambiente íntimo y es aceptable compararlo con «su habitación a puerta cerrada» o «en secreto». En otras palabras, explican los espíritus, que Jesús hace una crítica a las oraciones hechas por personas que quieren «aparecer orando» y lo hacen de boca para afuera, para llamar la atención. Por esta razón, El Evangelio en el Hogar está totalmente alineado con esas palabras de Cristo pues el hogar, los familiares y los amigos íntimos hacen parte de este ambiente íntimo y secreto de cada familia.

Pero, hacer El Evangelio en el Hogar no quita la necesidad o la posibilidad de usted hacer sus oraciones absolutamente solo, ¿ok?

Entonces, sea prudente y tenga esa idea amplia a la hora de reflexionar sobre esas palabras.

Reflexionar sobre la Ética de la experiencia Crística nos permite acercarnos y encontrar caminos en nuestra vida diaria para actuar de forma coherente frente a los desafíos que impone la sociedad moderna.

Desde el comienzo del Espiritismo, las personas se reunían para estudiar y discutir sobre la inmortalidad del alma y cómo ser mejores para lograr la paz que todos anhelamos tener.

Lea también: ¡El perdón hace bien! Pero, ¿cómo perdonar? 4 libros que te ayudarán

Importancia de El Evangelio en el Hogar para el individuo y la familia

En un mundo cada vez más acelerado, donde la vida se transforma rápidamente, es importante tener momentos que sean verdaderos oasis que nos permitan aclarar los pensamientos y tranquilizarnos; y El Evangelio en el Hogar es esto, un espacio en nuestro tiempo habitual donde podemos conectarnos con la Divinidad a través de reflexión y oración, calmando nuestras ideas y pesares de la vida individual.

El Evangelio en el Hogar reúne a familiares y amigos con la misma necesidad que todos tenemos, calmarnos por un instante para comenzar a tener contacto con nuestro mundo interior y con Jesús que vive en todos nosotros.

Es importante hacer El Evangelio en el Hogar, igual como hacer el ejercicio de beber agua… Trabajar para nuestro mejoramiento personal y de nuestra familia trae calma y paz en general, además de ayudarnos físicamente.

En El Evangelio según El Espiritismo, Capítulo XXVII, titulado como “Pedid y se os dará”, Kardec habla sobre la “Eficacia de la oración”.

“Hay quien cuestione la eficacia de la oración, basándose en el principio de que, conociendo Dios nuestras necesidades, es inútil exponerlas. Y añaden que, encontrándose todo en el universo encadenado por leyes eternas, nuestras súplicas no pueden cambiar los decretos de Dios. Sin duda alguna, hay leyes naturales e inmutables que no pueden ser derogadas al capricho de cada uno; pero de ahí a creer que todas las circunstancias de la vida están sometidas a la fatalidad, existe una gran distancia. Si así fuera, el hombre sería solamente un instrumento pasivo, sin libre albedrío y sin iniciativa. De acuerdo a esta hipótesis, no tendría más que doblar la cabeza al yugo de los acontecimientos, sin intentar evitarlos; no debería haber intentando desviar el rayo.”

 

Dios no le otorgó la razón y la inteligencia, para que él las dejase inútiles; la voluntad para no querer; la actividad para quedarse inactivo. Siendo libre el hombre debe actuar en un sentido o en otro, sus actos le acarrean, y a los demás, consecuencias subordinadas a lo que él hace o no. Hay pues, debido a su iniciativa, éxitos que inevitablemente escapan a la fatalidad y que no quiebran la armonía de las leyes universales, del mismo modo que el avance o atraso del puntero de un reloj no anula la ley del movimiento sobre la cual se funda el mecanismo. Es posible, por lo tanto, que Dios acceda a ciertos pedidos, sin perturbar la inmutabilidad de las leyes que gobiernan el todo, subordinando siempre este consentimiento a su voluntad.”

Entonces, una familia, que ora en conjunto, ayuda a todos sus miembros a alinear su pensamiento en torno de Jesús y favorece el proceder con armonía y dejar el ambiente del hogar en sintonía con la paz.

Lea también: Conferencias Espíritas: sobre Jesús, Reencarnación, Mediumnidad y la Doctrina

Orientaciones sobre El Evangelio en el Hogar

El Evangelio en el Hogar es una práctica muy simple, fácil de realizar, solamente tenemos que considerar algunas cosas:

  1. Escoger una hora específica y un día por semana donde la mayoría de los miembros de la familia puedan participar de El Evangelio en el Hogar.
  2. Tener el libro: El Evangelio según El Espiritismo o cualquier otro libro espírita que ayude para las lecturas y posteriores reflexiones.
  3. Intentar que todos aquellos que participan de El Evangelio en el Hogar puedan dar su punto de vista de la lectura que se compartió, ya que todos los comentarios son muy importantes.

Tenga mucho cuidado de no monopolizar la palabra.

Si tuvieran niños  participando de El Evangelio en el Hogar, pueden hacer una oración inicial, emitir sus comentarios también, es fundamental que los niños tengan la misma oportunidad de participación que los adultos tienen.

No prolongue mucho El Evangelio en el Hogar, debe ser una práctica dinámica, simple, instructiva y por qué no, ¡divertida!

Frecuencia del estudio de El Evangelio en el Hogar

La frecuencia para realizar El Evangelio en el Hogar es de, mínimo, una vez por semana. En el caso de que la familia lo desee, se pueden reunir más de una vez por semana.

Pero recuerde, la disciplina es muy importante y es un valor superior en nuestro carácter. Establecer un día de la semana y un horario específico para poder realizar la actividad, facilitará mucho para no tomar otro compromiso y programar el tiempo.

Por eso, comience con 1 (un) día en la semana. Si usted y su familia lo desean, hagan más veces, manteniendo la disciplina. Es importante recordar que el Evangelio en el Hogar se debe realizar siempre en el mismo día que se escogió, sin cambiar día y hora.

Los guías o mentores espirituales al igual que nosotros, tienen otras actividades que realizar y ellos respetan los horarios. Es así que, ellos también respetan día y horario para poder ofrecer apoyo en la actividad de su familia, ayudando con aclaraciones intuitivas y fluidos benéficos para aquellos que están participando.

¿Cuál es la duración de El Evangelio en el Hogar?

El estudio de El Evangelio en el Hogar puede durar de 40 a 50 minutos (aproximadamente). Algunas veces, el tiempo demasiado largo resulta monótono y cansado… Es mucho mejor utilizar menos tiempo y hacerlo productivo para que todos puedan disfrutar de la experiencia que brinda El Evangelio en el Hogar, que extender el tiempo y no ser provechoso.

Pero, en el caso de ser necesario, para su familia en algún momento, se puede extender un poco aquel estudio de El Evangelio para alabar, agradecer y pedir en favor de alguna situación o necesidad de la familia.

Note sin embargo que, en algunas casas, los encuentros en familia acostumbran ser diferentes y muchas veces, cuando eso sucede para realizar el Evangelio, el asunto se desvía para situaciones fuera del tema y eso causa atrasos y no cumplimento de los horarios estipulados. Tenga cuidado para evitar situaciones como esa.

Entienda también que los Espíritus amigos que amparan nuestros hogares también tienen otros compromisos y que, en el caso de que el desvío de los pensamientos y de las vibraciones de la familia se desvíe demasiado por otros asuntos, los amigos espirituales finalizan su participación en aquel día y prosiguen con sus otros deberes.

¿Dónde realizar El Evangelio en el Hogar?

El lugar más recomendado para realizar El Evangelio en el Hogar, es principalmente en nuestros hogares, pero existen momentos donde tenemos que trasladarnos por un viaje familiar o por trabajo, en esos casos podríamos hacerlo en nuestra habitación de hotel o en la residencia en la cual estamos hospedados.

Recordemos que Jesús llevó el Evangelio a todas partes, por lo tanto, El Evangelio en el Hogar puede ir con nosotros para donde quiera que estemos.

Olvidó hacer El Evangelio en el Hogar, y ¿ahora?

No se preocupe, puede suceder que usted se olvidó de hacer El Evangelio en el Hogar de esa semana, especialmente cuando usted está iniciando o creando ese hábito. Intente colocar una alarma en su celular con el título “Evangelio en el Hogar”, 15 minutos antes del horario establecido. Pida para los miembros de su familia que van a participar de ese momento que también coloquen los mismos recordatorios o alarmas en los celulares.

Los buenos Espíritus son disciplinados y si queremos que ellos nos ayuden, deberemos comenzar a sintonizar con ellos.

La mejor manera es haciendo disciplinadamente el Evangelio en el Hogar en el día y horario escogidos desde el inicio.

Beneficios de El Evangelio en el Hogar

La práctica de El Evangelio es muy fácil de hacer y los beneficios son múltiples. Para nombrar algunos, destacamos:

  • El Evangelio en el Hogar fortalece y armoniza la familia.
  • El Evangelio en el Hogar forma la disciplina, esta es una virtud de la espiritualidad superior.
  • Al realizar El Evangelio en el Hogar, sentimos calmar la mente y la paz interior es más perceptible.
  • El Evangelio en el Hogar aclara los desafíos de la existencia actual.
  • Sintoniza con mentores espirituales.

¿Qué sucede si vivo solo, puedo hacer El Evangelio en el Hogar?

Si vive solo no hay ningún problema, la reflexión siempre será un recurso importante para fortalecer nuestro Espíritu, recargar energías y abrir las ventanas espirituales para que los buenos mentores vengan a nuestro amparo e inspiración.

Por lo tanto, no pierda la oportunidad de hacer el Evangelio y aprovechar los beneficios que eso trae para su vida.

¿Los niños pueden participar de El Evangelio en el Hogar?

Los niños pueden y DEBEN participar de la reunión para que sean beneficiados de las aclaraciones y fluidos envueltos durante ese momento, además de eso podrán emitir sus comentarios que son tan valiosos como el comentario de los adultos para aumentar el entendimiento del estudio del Espiritismo.

¿Qué hacer cuando aparecen visitas en mi casa en el día y hora programados para hacer El Evangelio en el Hogar?

Eso es muy común. ¿Cuántas veces se ha propuesto realizar algo y en el momento que va a hacerlo aparece un detalle que pone en conflicto la realización o no de lo que se propuso hacer? En el caso de El Evangelio en el Hogar, usted se ha comprometido con su familia, con los espíritus amigos y con su propio crecimiento espiritual. Por eso, debe priorizar la realización del estudio de El Evangelio en el Hogar, sobre todas las demás actividades.

Por lo tanto, en este caso, lo más gentil y cortés que puede hacer es optar por invitar a los visitantes para participar en la reunión. Explique cuidadosa y cariñosamente que aquel momento, día y hora, son dedicados por su familia para la realización de El Evangelio en el Hogar para estudiar las enseñanzas de Cristo Jesús y que las visitas son bienvenidas para participar de aquel momento.

Tenga en cuenta que tal vez aquellas visitas fueron encaminadas por los buenos espíritus para llegar a su casa, justamente en el horario del estudio del Evangelio de Jesús, quien sabe si, para que ellas también tuviesen la experiencia de esa práctica. Recuerde que en el libro “Estudie y Viva”, dictado por los Espíritus Emmanuel y André Luiz, psicografiado por Chico Xavier y Waldo Vieira, en el capítulo 40 de la referida obra, titulado “Socorro Oportuno”, dice:

(…) Recuérdales a ellos, los casi locos de sufrimiento, y trabaja para que la Doctrina Espírita les brinde socorro oportuno. Para eso, estudiemos Allan Kardec,  a la luz del mensaje de Jesucristo, y, sea en el ejemplo o en la actitud , en la acción o la palabra, recordemos que el Espiritismo nos solicita una especie permanente de caridad – la caridad de su propia divulgación”. 

Además de eso, piense que los espíritus no tan instruidos pueden provocar diversas influencias negativas para que usted no haga el Evangelio y se aleje de las enseñanzas del Maestro Jesús.

En ese caso, conéctese con Jesús y refuerce su compromiso, haciendo, con visitas o no, El Evangelio en el Hogar.

Tal vez esa visita sea una oportunidad para que, quien llegó, aclare una duda interior y los mentores espirituales lo dirigieron a su hogar para facilitar el proceso de aclaración y ayuda.

Cómo hacer El Evangelio en el Hogar (paso a paso)

  1. Escoja un día y horario de la semana en que la presencia de todos los elementos de la familia, o la mayoría de ellos, sea posible. Observe rigurosamente el día y la hora de la reunión para facilitar la asistencia espiritual.
  2. Coloque sobre la mesa una botella de agua para que sea magnetizada (fluidificada) por los mentores espirituales durante la reunión. Prepare vasos pequeños para compartir el agua al final de este momento de oración.
  3. Comience el encuentro o estudio con una oración simple y espontánea, en la cual, más que las palabras, los sentimientos tienen valor, evitando frases memorizadas y largas.
  4. Haga la lectura de un mensaje pequeño de una obra auxiliar.
  5. Haga la lectura metódica y secuencial o abra al azar “El Evangelio según El Espiritismo”.
  6. Haga comentarios breves sobre lo que leyó, siempre buscando la esencia de las enseñanzas de Jesús, para su aplicación en la vida cotidiana. La reunión puede ser dirigida por el jefe de la casa o la persona con más conocimiento doctrinario, quien debe incentivar la participación de todos los presentes, poniendo las lecciones al alcance de quien tiene una menor comprensión.
  7. Haga irradiaciones en casa, donde el Evangelio está siendo estudiado, para los presentes, sus parientes, amigos, etc.
  8. Haga una oración de finalización.
  9. Comparta el agua magnetizada o fluidificada.

¡Listo! Siga este paso a paso para realizar el estudio de El Evangelio en el Hogar y ciertamente su casa estará bendecida por un día más. Mantenga las vibraciones de paz en la secuencia de los acontecimientos y de los días. Eso va ayudar a mantener las vibraciones positivas emanadas por el estudio de Jesús y sus enseñanzas de luz eterna.

Sugerencias de obras auxiliares

Para ayudarlo a elegir los libros que serán utilizados durante el estudio de El Evangelio en el Hogar, hicimos una sencilla lista con sugerencias que seguramente pueden ser usadas para su reunión de oración. Entendemos que esta lista puede ser ampliamente complementada, pero ya sirve como una referencia:

  • “Vida Feliz” – Autor: Médium: Divaldo Pereira Franco / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • Serie Momentos – Autor: Médium: Divaldo Pereira Franco
  • “Momentos Enriquecedores” / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • “Momentos de Iluminación” / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • “Momentos de Esperanza” / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • “Momentos de Felicidad” / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • “Momentos de Armonía” / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • “Momentos de Meditación” / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • “Momentos de Alegría” / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • “Momentos de Coraje” / Dictado por: Joanna de Ângelis
  • “Momentos de Renovación” / Dictado por: Varios Espíritus

Conclusión

Realizar El Evangelio en el Hogar es una oportunidad de compartir la fe en Jesús.

En “El Libro de los Espíritus”, Capítulo II – “Influencia Oculta de los Espíritus Sobre Nuestros Pensamientos y Nuestras Acciones” está la pregunta número 459, que dice: “¿Los Espíritus influyen sobre nuestros pensamientos y nuestras acciones?” Respuesta: — “En ese sentido su influencia es mayor de lo que creéis; porque a menudo son ellos quienes os dirigen.”

Colocada esta reflexión, es imperativo conservar nuestros pensamientos en las cosas edificantes y para que podamos hacer eso, el recurso de El Evangelio en el Hogar es una herramienta poderosa.

Practicar con disciplina el Evangelio en su hogar, fortalecerá su familia para los desafíos del mundo actual.

¿Y usted? ¿Qué día acostumbra hacer su estudio de El Evangelio en el Hogar? ¿Cuáles son los beneficios que usted ha notado de esta práctica? ¡Vamos a conversar más sobre eso en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *