El Centro Espírita

El Centro Espírita, es al mismo tiempo escuela y hospital, que acoge a todos los que buscan paz e iluminación, la sencillez del centro espírita es la característica principal que tiene, siendo muy accesible a todas aquellas personas que intentan visitarlo por primera vez.

Todos los comportamientos y actividades que en él suceden se basan en la codificación espírita, en las enseñanzas que tienen los cinco libros que forman parte de la codificación.

Se debe recordar en todo momento las palabras del querido Maestro Kardec: “¡Espiritistas! amaos: he aquí el primer mandamiento; instruíos: he aquí el segundo.”; sin amor la instrucción no tiene sentido, y ese es el verdadero guión de los Centros Espíritas.

El Centro Espírita, se dedica a la difusión de los conocimientos y principios de la codificación kardeciana, acoge a todos los interesados en aprender sobre la naturaleza del mundo espiritual y mejoramiento intelecto-moral teniendo como principio ético las enseñanzas del Maestro Jesús, guía y modelo de la Humanidad.

¿Qué significa Centro Espírita?

El Centro Espírita es la sede o espacio físico donde un grupo de personas se reúne para el estudio y la práctica de los conocimientos espíritas según orienta la Codificación Espírita.

El Centro Espírita es una experiencia social que permite el mejoramiento intelecto – moral, cada uno de los participantes comparten interés por el bien, enfocados en el aprendizaje y la caridad, tomando esto en cuenta, entendemos que la experiencia es aún mayor, guiados por las enseñanzas del Maestro Jesús, cada uno de los frecuentadores de la casa espírita son inspirados por las vibraciones de los mentores espirituales.

El Centro Espírita es también sede de vibraciones benefactoras que auxilian, que inspiran y ayudan en las diferentes tareas que promueven el progreso individual y colectivo.

El consuelo y esclarecimiento es una de las labores primordiales de las casas espíritas, el esclarecimiento de todas aquellas dificultades que parecen no tener solución, desde una lógica diferente que permita calmar la agitación que provoca la tristeza.

Por todo eso el Centro Espírita además de una estructura física es un lugar de reencuentro con la Divinidad donde cada uno de nosotros puede reconectarse con Dios y Jesús recordándonos que somos Espíritus inmortales.

¿Cómo funciona el Centro Espírita?

El espiritismo no tiene una jerarquía de tipo religiosa, debemos recordar lo que dicen los Espíritus: la única autoridad que existe es la autoridad moral. Pero las estructuras humanas necesitan de un orden para su funcionamiento, por lo tanto va a requerir personas responsables y sobre todo conocedoras de la doctrina espírita para organizar las diferentes actividades.

Debemos entender que el Centro Espírita no es una institución como otras, esta es una institución centrada para el amor, en la cual la cabeza es liderada por las enseñanzas de Jesús, así, todo los esfuerzos deben ser centrados en cumplir la máxima que hace parte fundamental del espiritismo “Fuera de la caridad, no existe salvación”.

Una vez establecido el Centro Espírita, toda actividad de la institución debe estar claramente establecida para las personas que serán responsables por la organización y para quienes frecuentan las actividades.

El Centro Espírita deberá contar con un Directorio donde se elegirá un presidente o director que tenga capacidad de elegir y que tenga conocimiento doctrinal y así garantizar el desarrollo de la tarea con la cual está comprometido.

Las actividades en un Centro Espírita deberán cumplir un cronograma adecuado para la práctica y desarrollo de los estudios según los lineamientos doctrinales de la codificación espírita.

El Centro Espírita cuenta con diferentes áreas o departamentos:

  • Administrativo y financiero.
  • Departamento doctrinario.
  • Asistencia espiritual.
  • Familia, infancia y juventud.
  • Asistencia social.
  • Divulgación.

Debemos entender que la casa espírita es un lugar de formación del ser, y que su materia prima son las personas, por lo tanto el trabajo tiene que ser ejecutado con el mayor de los cuidados, el Espiritismo es una herramienta de transformación de la humanidad, por esta razón el Centro Espírita tiene que ser dirigido por personas conscientes de su propia necesidad de mejoramiento y cambio interno, que es la mejor forma de progresar.

Centro Espírita Kardecista

El espiritismo es uno, y no se puede hablar de Centros Espíritas con “X” denominación, la palabra Espiritismo fue creada por Allan Kardec como podemos ver en el prefacio de El Libro de los Espíritus:

“En lugar de las palabras espiritual, espiritualismo, emplearemos para designar esta última creencia las palabras espírita y espiritismo, cuya forma recuerda su origen y su sentido radical, y por eso mismo tienen la ventaja de ser perfectamente inteligibles, reservando así para la palabra espiritualismo la acepción que le es propia. Diremos, pues, que la Doctrina Espírita o el Espiritismo tiene por principio las relaciones del mundo material con los Espíritus o seres del mundo invisible. Los adeptos del Espiritismo serán los espíritas o, si se prefiere, los espiritistas”.

Objetivos del Centro Espírita

Los objetivos fundamentales del Centro Espírita son la divulgación y la enseñanza de la Doctrina Espírita.

La divulgación, motivación e información a las personas, buscando alcanzar un gran número de individuos para que estos se queden interesados en la enseñanza posterior del espiritismo. La divulgación puede variar entre diferentes metodologías, por ejemplo: conferencias públicas, discusiones de películas, exposiciones literarias entre otras.

La enseñanza de la Doctrina Espírita tiene que ser pedagógica, sistemática, envuelta de un ambiente de armonía y cordialidad para así absorber la sabiduría de los Espíritus, y poco a poco el alma se va aclarando, lo que permite que continúe su proceso de crecimiento espiritual.

Tener claridad de la responsabilidad, de los trabajos que se realizan en el Centro Espírita es indispensable para el desarrollo de sí mismo y de todos los que hacen parte de la casa espírita.

Dentro del estudio se buscará hacer énfasis en la CARIDAD ya que sin ella no existe salvación, la FRATERNIDAD que es la primera recomendación de Kardec con respecto del amor al prójimo, además de eso el ESCLARECIMIENTO que tiene que ver con la segunda recomendación del Maestro Allan Kardec y que tiene que ver con la instrucción.

Al atender estos objetivos se mantienen fuertes los cimientos de la casa espírita para no tener brechas donde puedan influenciar Espíritus malhechores o maledicentes creando mala voluntad entre los integrantes del grupo.

Estar todos enfocados en el estudio y las prácticas correctas de la Doctrina Espírita, permite un crecimiento armónico de todo el grupo, siendo beneficiado por los benefactores espirituales que inspiran a los miembros de la casa espírita a lograr nobles objetivos en el bien, siendo el amparo del prójimo.

¿Cuáles son las actividades principales en el Centro Espírita?

  • Reuniones de estudio de la Doctrina Espírita (general).
  • Reuniones de estudio y reflexión del Evangelio a la luz de la Doctrina Espírita.
  • Reunión Mediúmnica.
  • Reunión mediúmnica de desobsesión.
  • Reunión de vibraciones en favor de necesitados, enfermos, etc.
  • Reunión de Pase espírita.
  • Cursos de estudio, educación y desarrollo de la mediumnidad.
  • Atendimiento fraterno.
  • Evangelización infanto-juvenil.
  • Eventos de divulgación de la Doctrina Espírita.
  • Organizar grupos de asistencia y promoción social espírita.
  • Estimular reuniones de estudio de Evangelio en el Hogar.
  • Participación de encuentros y actividades del movimiento espírita local, regional e internacional.

Atendimiento espiritual en el Centro Espírita

En la casa espírita el mundo espiritual y material están conjugados de una manera especial, encontrando el consuelo tanto encarnados como desencarnados, comprendemos mejor con el texto de la pregunta N° 459 de El Libro de los Espíritus:

  1. ¿Influyen los Espíritus en nuestros pensamientos y acciones?

“Más de lo que imagináis, pues con bastante frecuencia son ellos quienes os dirigen”.

Orientar correctamente a las personas que frecuentan el Centro Espírita en busca de consuelo o esclarecimiento es una práctica básica recomendada en las casas espíritas, en esta práctica, la orientación basada en la Doctrina Espírita tiene el poder de ayudar en el esclarecimiento de las ideas obteniendo otro punto de vista más espiritualizado que calma la ansiedad que puede estar sintiendo con su drama.

Cuando podamos ver el conflicto desde la inmortalidad del alma, comprenderemos las grandes oportunidades disponibles para desarrollar nuestros valores morales que nos ayudarán a crecer a medida que superamos el desafío.

El atendimiento fraterno no busca solucionar los problemas de aquellos que se aproximan, el verdadero propósito es ESCLARECER buscando el entendimiento del mismo para tomar las decisiones que nos ayuden a superarnos.

La escucha dispuesta y tranquila de parte del atendiente fraterno crea el ambiente de confianza para que la persona que busca ayuda pueda sentirse confortable compartiendo su problema. Además de todo, el ambiente de la casa espírita, con el beneficio de la cobertura espiritual, inspira a los atendientes para encontrar las palabras correctas que puedan orientar y consolar.

El atendiente debe poseer conocimiento doctrinario, un temperamento calmo y gran capacidad para escuchar y guiar de manera práctica y sobre todo amorosa.

La presencia en las diferentes actividades del Centro Espírita es otra forma de recibir ayuda espiritual, fluidos de los benefactores de la casa, influirá en el campo físico, emocional y psíquico según los méritos que cada uno posea.

El atendimiento espiritual depende de la predisposición de cada individuo, se el corazón de la persona está abierto para los esclarecimientos éstos encontrarán resonancia en su conciencia; de la misma forma al presenciar una conferencia o estudio, los buenos Espíritus aprovechan todas las oportunidades donde los pensamientos estén elevados para poder ayudar a quien necesite y esté en sintonía.

Conferencias Espíritas

Una de las formas para difundir la Doctrina Espírita es a través de las charlas o conferencias, los temas que son presentados son actuales, de interés general pero con un abordaje a la luz del Espiritismo, son muy amplias las temáticas que se pueden abordar a la luz de la doctrina esclarecedora de Jesús o Espiritismo.

La exposición del tema se produce de una forma simple, resaltando los puntos doctrinarios siempre en busca del esclarecimiento de los oyentes, los diversos temas del abordaje siempre contienen un tónico que nos hace recordar los valores éticos y morales, llevándonos a reflexionar que la vivencia es más importante a los ojos del mundo espiritual.

No tiene mayor importancia si el conferencista tiene una gran facilidad de palabra, lo fundamental es que tenga coherencia moral para que pueda hablar de los temas, el conferencista deberá ser frecuentador y trabajador de la casa espírita, conocedor de la doctrina y sobre todas las cosas, practicante del amor y la caridad.

Las conferencias tienen hoy una gran repercusión en todos nosotros y existen divulgadores espíritas notables que además del don de la palabra traen con facilidad la comprensión de la doctrina, pero lo más importante de todo, la vivencian.

Hoy tenemos la facilidad de ver conferencias vía on-line lo que permite mayor cercanía y mejoramiento doctrinario, encontramos por ejemplo plataformas como EspiritismoPLAY de la Mansão do Caminho donde encontraremos contenido adecuado que va a fortalecer nuestros estudios doctrinarios.

Aprovechemos los recursos de las conferencias para fortalecer y nutrir nuestro Espíritu.

Reunión mediúmnica

Las personas que todavía no tuvieron la posibilidad de frecuentar una reunión mediúmnica naturalmente tiene curiosidad de cómo es y cuáles son los elementos necesarios para participar.

Para poder explicar eso de la mejor forma debemos comprender algunas cosas primero…

La mediumnidad es una facultad humana natural, donde se establecen relaciones entre los encarnados y los Espíritus.

La mediumnidad no se trata de un poder sobrenatural u oculto, la persona que la posee de forma ostensible no es un Gurú o Maestro, ésta se desarrolla naturalmente.

En las casas Espíritas se ofrecen cursos para el desarrollo mediúmnico, cabe recordar que todas las actividades de una casa espírita son gratuitas, y más cuando hablamos de la mediumnidad donde debemos recordar las palabras del Maestro Jesús, “Dad de gracia lo que de gracia recibisteis”.

Cuando la persona fuera educada en la mediumnidad por medio del curso para el desarrollo mediúmnico comenzará a frecuentar la reunión mediúmnica.

En la reunión mediúmnica, personas armonizadas entre sí y con pensamientos volcados hacia el bien se disponen para ser parte del intercambio entre el mundo material y espiritual, entendiendo cada uno de los participantes, que poseen conocimiento doctrinario, que están en el momento donde la caridad se va a manifestar.

Los médiums elevan los pensamientos mientras en los primeros momentos se hace una lectura y reflexión de un tema de las obras básicas kardecianas y poco a poco, algunos sienten la cercanía de aquellos hermanos espirituales que buscan ayuda, finalmente se da inicio con una oración.

Para la reunión mediúmnica se necesita puntualidad y disciplina, sin ellas difícilmente podrá desarrollarse con seriedad, los mentores de la casa espírita y principalmente el Director espiritual de la actividad deberán preparar con anticipación cuáles serán los Espíritus atendidos en aquella ocasión para preparar a los médiums para el trabajo de intercambio mediúmnico.

Consuelo y esclarecimiento reciben aquellos Espíritus poco esclarecidos que se manifiestan, existen personas esclarecidas (Adoctrinadores) que dan consuelo a aquellos Espíritus sufridores que todavía no encontraron el sosiego, y a través de la luz del amor, son guiados a mudar su enfoque para librarse definitivamente del peso de la materia plasmada en sus pensamientos.

Existen también manifestaciones consoladoras donde los benefactores de la casa, Espíritus familiares y empáticos se manifiestan para orientar a los trabajadores de la reunión mediúmnica.

Cada reunión tiene mucho aprendizaje por parte de los Espíritus esclarecidos y de aquellos que por el momento son sufridores, la caridad realmente está siendo hecha en ese instante porque ni los sufridores ni los encarnados pueden retribuir la bondad concedida.

Al terminar la reunión se concluirá con una oración proferida por el Director o responsable (encarnado) de la actividad, para enseguida dar la palabra a cada uno de los miembros y así todos poder dar sus impresiones de lo vivenciado.

Lo que suceda en la reunión mediúmnica no será divulgado fuera de ella y siempre se deberá tener prudencia y ser austero en la forma de comportamiento, esto garantiza el amparo de los buenos Espíritus.

La reunión mediúmnica es caridad y aprendizaje, quien se propone ser un trabajador serio de una reunión mediúmnica se está haciendo mucho bien, por eso necesita disciplina y conocimiento.

Tratamiento Espiritual

Los Centros Espíritas ofrecen varios tipos de tratamientos espirituales los cuales podemos aprovechar para nuestra mejoría. Es así que tenemos:

Atendimiento fraterno, donde una persona puede ser orientada a la luz del espiritismo sobre un problema específico, esta actividad es realizada por un atendiente, educado para realizar el atendimiento, con conocimiento doctrinario y con voluntad de ayudar al prójimo.

El Pase Espírita, consiste en la transmisión de la bioenergía para otra persona a través de la imposición de manos, para fortalecer los campos mentales, psíquicos y físicos.

El agua fluídica, se trata de agua que es magnetizada por los mentores espirituales de la casa en el momento de una actividad, en el instante de las oraciones y en el desarrollo de la misma.

Oraciones, vibraciones, tratamientos a la distancia, nombres de personas que necesitan de amparo físico, emocional, son colocados para que sean atendidos por las vibraciones benéficas de las personas comprometidas con el bien y también de los mentores espirituales.

Reunión mediúmnica de desobsesión espiritual, en esta reunión colocan los nombres de personas que buscan un tratamiento para sus aflicciones espirituales, donde uno de los médiums, en el momento que los mentores espirituales de la casa permiten atraer a las entidades que pueden estar atormentando y ocasionando inconvenientes, lo recibe (mediúmnicamente) para que el adoctrinador pueda ayudarle.

La variedad de tratamientos ofrecidos en el Centro Espírita hacen de él, el lugar idóneo para nuestro crecimiento, encontrando instrucción y consuelo en cada una de las actividades que desenvuelve.

Pases: ¿Cómo funciona el pase en el Centro Espírita?

Uno de los tratamientos más buscados en las casas espíritas son los pases, el pase espírita consiste en la transfusión de energías benéficas para una persona que está enferma, o que busca paz interior.

Recordemos que los antiguos cristianos imponían las manos sobre las personas enfermas y poseídos y ellos mejoraron, cabe decir que para tener el beneficio del pase hay que tener la predisposición para recibir los beneficios del mismo, nuestra predisposición moral, elevación del pensamiento ayudará para que el beneficiario del pase pueda sentir sus efectos.

Por otra parte, el pasista tiene que prepararse moral e intelectualmente.

Moralmente manteniendo un comportamiento austero, afable y gentil para que su bioenergía no interfiera con el proceso del pase y que su vibración pueda ayudar en las mejorías de los frecuentadores.

Intelectualmente, el Centro Espírita disponibiliza cursos periódicos donde las personas después de un análisis propio y con conocimiento doctrinario se preparan para realizar pases.

El pase espírita ayuda a fortalecer el cuerpo físico, pero también despega aquellas influencias espirituales que perturban y ocasionan estragos en las otras áreas de la vida.

El pase es un gran recurso para la mejora íntima, calma y fortalece el periespíritu, elimina influencias energéticas nocivas, siempre y cuando nosotros estemos con nuestros pensamientos direccionados para el bien.

El pasista hará una oración mientras impone las manos sobre el receptor del pase con su mejor predisposición, solicitando el auxilio del mundo espiritual, así, la espiritualidad superior corresponderá a la petición proveyendo fluidos benéficos que ayudarán a quien busca un auxilio.

Libro de Oraciones

El Centro Espírita también disponibiliza para los frecuentadores una libreta u hojas de papel donde se colocarán en diferentes hojas (una por cada grupo) los nombres de personas encarnadas, enfermos físicos, enfermos psíquicos, familiares y desencarnados.

Al colocar los nombres en estos libros u hojas, los equipos que conforman las diferentes reuniones, mediúmnica o de las reuniones doctrinarias vibran por las mejorías de las personas cuyos nombres constan en el libro / hojas.

Este es así como los otros, un trabajo de donación y amor para con el prójimo, recordemos que todos nos beneficiamos de la oración, la práctica en nuestros hogares es de suma importancia y cuando otras personas vibran por nosotros tenemos el beneficio de la donación de amor que nos están haciendo, siempre y cuando nosotros estemos sintonizados.

Necesitamos estar en sintonía con los mentores de la casa espírita para sentir con mayor fuerza los beneficios de los tratamientos espirituales, la educación, elevación del pensamiento hacen parte del esclarecimiento y reforma moral que es el propósito primordial de la Doctrina Espírita.

Conclusión

El Centro Espírita es un granero de bendiciones donde podemos confortar nuestras almas con esclarecimientos oportunos, un verdadero hospital de almas, encarnados y desencarnados reciben ayuda moral y espiritual, sin olvidar de la ayuda material para todos aquellos hermanos carentes de lo necesario para la supervivencia.

Quien frecuenta el Centro Espírita se prepara educando su alma para comprender la vida futura, la reencarnación, y siendo útil como trabajador se convierte en mano bondadosa de la Divinidad para hacer el bien.

El Centro Espírita, escuela de almas, muestra el verdadero significado de la religiosidad sin ser religioso, trayendo a la vida la máxima de Jesús, “amar a prójimo como a sí mismo”.

Referencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *